Metáfora de un Asesinato

vamp

Autor: Anónimo

Me levante de la cama con aquel pesar de los últimos días, con la mente entorpecida todavía por la mañana, me frote la cara, bostece, y caminé por la casa rumbo hacia el refrigerador, buscando algo para calmar el hambre pero mi incursión en aquel cuarto helado no fue fructífera, salí al patio para robar un poco de aire fresco, respiré profundamente y me di cuenta de que en mi afán de respirar aire fresco me eché de un solo bocado el hedor añejado de la basura del vecino, regrese todavía sin saber exactamente Sigue leyendo

Anuncios

Un cadáver enamorado

fantasma

Autor: Gandi Alberto Santana Briceño (Requiem de Satania)

-Con todo el amor que sobrevive a la soledad-

Abre la puerta no tengas miedo
de la noche ni de este cuerpo
que yace tirado, pestilente y putrefacto
a la merced de la lúgubre naturaleza
aquí dónde está la mas hermosa belleza, la belleza Sigue leyendo

El Cuervo (Edgar Allan Poe)

Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
Sigue leyendo

MORIRE JUNTO A TI (acróstico)

Tonalli

Autor: Bruno Tonalli Vargas Camarena (tONALLI) 

-Buscando la luz que refleja mi camino- 

Manantial que desemboca en mis mares

Observadora de mis más lúgubres pensamientos

Risa demoníaca del inframundo

Sigue leyendo

¡Pero hoy, sólo por hoy!

Gandi Alberto Santa Briceño

Autor: Gandi Alberto Santana Briceño (Requiem de Satania)

-Con todo el amor que sobrevive a la soledad-

 

Déjenme solo un momento,
hoy no necesito nadie más,
necesito disfrutar de mi melancolía
ya me han dicho suficiente ya lo capto,
es sólo que necesito meditarlo,
Sigue leyendo

La sonrisa del vampiro (Robert Bloch)

Vampiro

 

El destino nos juega extrañas bromas, ¿no es así? Hace seis meses yo era un psiquiatra de fama, y en la práctica de mi profesión gozaba de un éxito más que moderado; hoy soy un interno en un sanatorio para enfermos mentales. En mi especialidad como alienista y médico, había confiado muchas veces a mis pacientes a la misma institución en la que hoy Sigue leyendo

El corazón delator (Edgar Allan Poe)

¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Sigue leyendo