El año nuevo se festeja en enero pero comienza en marzo

ano-nuevo

El Año Nuevo empezó a festejarse el 1 de enero hace cuatro siglos a instancias de la Iglesia Católica, en función de la supuesta fecha de circuncisión de Jesús, rito judío que se realiza al octavo día del nacimiento; pero astronómicamente empieza el 21 de marzo, con el equinoccio de Primavera en el norte.

En 1582, el papa Gregorio XIII puso en vigencia el calendario que lleva su nombre para reemplazar al juliano, que acumulaba un desfasaje de 11 días respecto al tiempo sideral; y para corregirlo emitió una bula que en lo esencial decía: “El día siguiente al 4 de octubre será el 15 y el primer día del año, el 1 de enero”.

Los países católicos como España y sus colonias lo aceptaron de inmediato, no así los protestantes: en Gran Bretaña el calendario gregoriano recién empezó a regir en 1752.

Los últimos en aceptarlo fueron los rusos, en 1918, pero para entonces era tal el desfasaje con el juliano, que hubo que “saltar” trece días; lo que explica, entre otras cosas, por qué la famosa Revolución de Octubre (juliano) de 1917, pasó a noviembre.

El año juliano comenzaba el 21 de diciembre, día del solsticio de Invierno en el hemisferio Norte; el romano primigenio, que no tenía enero ni febrero, el 1 de marzo; el egipcio, el 21 de junio (solsticio de Verano); el celta, el 31 de octubre; y el persa, más reciente (1913) y más perfecto que el gregoriano, el 21 de marzo.

Esta fecha no es casual: astronómicamente, el año comienza el 21 marzo con el equinoccio de Primavera en el hemisferio Norte, estación en la que la vida renace y los frutos se multiplican; o si se prefiere, en lenguaje astrológico, cuando el Sol alcanza el cero grado del signo de Aries, primero del zodíaco.

¿Por qué entonces festejarlo el 1 de enero?

Como Cristo era judío y esta tradición impone la circuncisión al octavo día de nacer, el Año Nuevo que se celebra en esta fecha recuerda el supuesto día de la circuncisión del Mesías, hecho nacer simbólicamente en 25 de diciembre, para borrar los mitos paganos de reverencia al Sol Invicto y al dios Mitra.

Al problema del día de comienzo del año se agrega el de tratar de dilucidar qué año es el que se festejará este 1 de enero.

¿El 2008?

Ocurre que esta edad de la Era Cristiana es tan poco fidedigna como la del año 5768 que los judíos calculan desde Adán, el primer hombre, puesto que Jesús nació siete años antes de su propia era y hace 500.000 años que el homo sapiens habita el mundo.

Sucedió que en el año 525 el monje Dionisio el Exiguo, que se impuso tratar de fijar el comienzo de la Era Cristiana, se enredó con los Evangelios y contra lo que estos dicen, calculó que Cristo había nacido cuatro años después de morir Herodes.

Pero a todo esto, Herodes fue quien produjo la matanza de inocentes buscando degollar a Jesús. ¿Desde cuándo los muertos pueden degollar a los vivos?

Dionisio también olvidó que los romanos no conocían el cero, y por no contemplarlo produjo un salto olímpico entre dos eras: pasó del año 1 ANE al 1 DNE. Entre una cosa y otra, su error fue de entre 5 y 7 años.

Luego, el astrónomo Juan Kepler estableció que la aparición de la estrella de Belén, que anunció la llegada del Mesías, sucedió en el año 7 ANE; y recientemente, varios científicos precisaron que ocurrió entre el 14 y el 15 de septiembre de ese año.

Esto llevó a pensar que lo de “nacido de una virgen”, podría haber surgido de una mala interpretación de las Escrituras, que habrían indicado que Jesús nació bajo el signo de la Virgen, es decir, Virgo, que abarca casi todo aquel mes.

Más preguntas y preguntas

¿Será el año chino el verdadero? ¿Acaso el maya? ¿Quizás el egipcio, el caldeo, el celta, el persa? ¿El de los pueblos originarios? ¿El del Big Bang? ¿El de astrónomos y astrólogos?

Como el tiempo en el que el mundo acepta vivir es el de la Era Cristiana, a la luz de los nuevos conocimientos hay quienes promueven una nueva fecha de Año Nuevo.

Sería ocho días después del nacimiento de Jesús, entre el 22 y el 23 de septiembre, lo que supone una triple coincidencia: su supuesta circuncisión, el comienzo de la primavera en el Sur y el año nuevo judío, que generalmente cae en septiembre.

¿De qué año? Si al 2008 se le suma siete, sería el 2015. Pero hay libre albedrío y cada quien puede festejar el año que quiera y cuando se le ocurra.

6 comentarios

  1. amo a karen con toda mi alma y la extraño cuando no la veo

  2. Hola ovualdo… que bien jajaaja

  3. amor querido esque mefuy comotro

  4. que tequeste com laa boca a vierta

  5. ay bual do te estraño mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: