The Legend of Zelda: El Camino del Héroe (La historia detrás de la Leyenda)

Desde el principio y hasta nuestros días, cada entrega de La Leyenda de Zelda ha marcado un momento importante en la historia de los juegos de video, haciéndose una importante fuente de inspiración y además, pun­to de comparación para cualquier otro título de aventura que haya salido al mercado. Desde su música hasta los calabozos y demás retos que tendrá que enfrentar el jugador representando al único héroe capaz de rescatar al reino de Hyrule, los juegos de esta franquicia se han hecho de un lugar importante en la industria, a tal grado que en más de una ocasión han sido la razón sufi­ciente para que muchos adquieran una consola de Nintendo.

La primera entrega de La Leyenda de Zelda fue lanzada en Japón a principios de 1986, llegando a los Estados Unidos un año más tarde, convirtiéndose en todo un fenómeno para la industria por su propuesta y presentación. Con este título se marcó la diferencia entre los jugadores casuales y los ‘clavados’ (o Har­dcore Gamers), ya que presentó un modo de juego muy diferente a lo que comercialmente se conocía en aquella época, tanto en la arcadias como en las conso­las caseras. El objetivo de The Legend of Zelda no era obtener puntos o superar diversos retos de habilidad, ya que el juego era un tipo de cuento interactivo en donde el jugador tenía que explorar un mundo fantás tico para descubrir sus secretos, recuperar las piezas de un tesoro perdido, de tal forma que pudiera entrar al último calabozo para enfrentarse a un enigmático ladrón a que había secuestrado a la princesa que daba nombre a esta aventura.

Historia de Película

Con una historia 7aquítica en comparación con las que se manejan actualmente en la industria, el título comenzó a plantear una interacción más compleja con el jugador al darle la opción de asignar diferentes armas a ciertos botones del control y aparte, ofrecer la oportunidad de salvar los avances que hiciera el usuario gracias a una batería que venía integrada en el cartucho. The Legend of Zelda fue el primer título masivo que no exigía gran habilidad con los botones para vencer enemigos y obtener puntos, ya que su principal objetivo era terminar la misión de la forma más completa posible. El simple hecho de ser una aventura extensa que tenía un principio y una final cambió la manera en como se planteaban los juegos de video de esa época, formalizando y dando las bases para lo que actualmente conocemos como el gé­nero de aventura y además, dando origen a lo que ahora se considera como la franquicia más representativa de Nintendo después de Donkey Kong y Mario Bros.

Aunque este juego fue desarrollado al mismo tiempo que Super Mario Bros., su origen es muy distinto, ya que La Leyenda de Zelda es el resultado de tres ideas básicas que mezcló su creador, Shigeru Miyamoto. La primera nació de los recuerdos que tenía el diseñador de su niñez, cuando gustaba de explorar los jardines que rodeaban la casa de sus abuelos, mientras que la segunda parte de la película “Leyenda” (Legend, 1985), del director Ridley Scout, donde un jovencísimo Tom Cruise interpretaba a un elfo que debía rescatar a su amada del Señor de la Oscuridad, un demonio que planeaba casarse con ella y acabar con la luz que le daba vida al reino. El tercero se originó por la esposa del escritor F. Scout Fitzgerald, Zelda, cuyo nombre inspiró el título del juego.

Comienza la Aventura

El éxito que tuvo The Legend of Zelda fue inesperado para muchos; en menos de un año el juego se con­virtió en el primer título en vender más de un millón de copias a nivel mundial, lo cuál motivó a Nintendo para hacerlo parte de toda campaña comercial que tuvo la compañía en aquella época y que incluyó jugue­tes, cereales, series animadas y ropa infantil. Por otro lado, la obligada secuela de ese título llegó en 1988 bajo el nombre de Zelda II: The Adventure of Link, que a pesar de que no ha gozado del mismo reconocimiento que su antecesor, dentro de la franquicia marcó muchos elementos importantes dentro de su historia, presentación y mercadotecnia.

Gracias al éxito de estas dos entregas y el hecho de que la serie no estaba enfocada a un público casual, Nintendo formó un equipo dedicado única y exclusivamente a esta franquicia, el cuál tenía como primer objetivo superar las entregas ante­riores, haciendo un uso ‘inteligente’ de todas las capacidades tecnológicas que se tuvieran en ese momento para desarrollar cada aventura. Es por ello que el tercer juego de la serie,

The Legend of Zelda: A Link to the Past, no llegó al mercado mundial sino hasta 1992, retomando el modo de juego del primer título y ofreciendo un atractivo uso de los chips de efectos especiales y de audio con los que contaba el Super Nintendo. La gran expectativa con la que llegó esta aventura y el impactó que logró entre los jugadores -tanto en su historia como diseño interactivo (que hacían gala de todas las capaci­dades que tenía el hardware del Super NES) marcaron a toda una generación al grado de que hasta ahora, este juego se sigue considerando como el capítulo más grande, importante e influyente para la franquicia y el género al que pertenece.

Rupias y más Rupias

De forma canónica, al tercer juego de esta serie le siguió The Legend of Zelda: Link’s Awakening, un título que mu­chos consideran superior al que salió para la consola de 16-bits en cuanto a historia y modo de juego, muy a pesar de que se presentó exclusivamente para el GameBoy en 1993 (contando con una re-edición en 1995 para la versión a color de ese sistema). Dejando a un lado las opiniones de los fanáticos, la razón por la que se lanzó este título estaba relacionada directamente con las baja ventas del aparato, la cuáles aumentaron considerablemente con la salida del juego y dieron origen a otro equipo dentro de la compañía, el cuál estaría encar­gado de crear o supervisar la creación de títulos relacionados con la franquicia, pero que no estarían considerados dentro de la serie “oficial’; aquella que si­gue cuidadosamente la historia y detalles de la Leyenda de Zelda.

Dentro de la serie de juegos que no son considerados totalmente dentro de la historia, pero sí den­tro de la franquicia, nos encon­tramos con tres títulos diseñados y desarrollados en Norteamérica que desde su lanzamiento han sido marcados como los peores de la marca. Cuando estaba en planes para desarrollar una unidad de CD para el Super NES, Nintendo entró en pláticas con diversas compañías para su creación, entre las cuáles se encontraba Phillips, que busca­ba desesperadamente un juego que lograra levantar las ventas de su propia consola, el CD-i. Como gesto de buena voluntad e interés para mejorar sus negociaciones, la gran N permitió que la compañía americana desarrollara tres título para ese sistema basados en su exitosa franquicia: The Legend of Zelda: The Wand of Gameleon (1993), Link: The Faces of Evil (1993) y Zelda’s Adventure (1995).

Si bien la calidad de la anima­ción estaba muy por debajo de los estándares marcados por cualquier otra producción en el medio, el juego en sí tenía pro­blemas de control, programación, carga y audio, además de que no utilizaba la música oficial de la serie y bueno, las actuaciones de voz eran simple y sencillamente malas.

El pésimo resultado de esas entregas obligó a que Nintendo supervisara directamente los procesos de desarrollo y lanzamiento de todo aquello que se relaciona­ra con sus licencias, permitiendo que únicamente los equipos que aceptarán trabajar bajo estas políticas tuvieran acceso a sus minas de oro. Es por ello The Legend of Zelda: Oracle of Sea­sons y Oracle of Ages (2001), así como The Legend of Zelda: The Minish Cap (GBA, 2005) salieran bajo el nombre de Nintendo, aunque fueron desarrollados por Capcom.

Una Nueva Dimensión Dejando atrás las dos dimensio­nes, utilizando el motor gráfico de Super Mario 64 y trasladando el modo el modo de juego a un escenario en tres dimensiones, el quinto juego de la franquicia, The Legend of Zelda: The Ocarina of Time (1998), fue el título con el que la serie saltó del mundo de los juegos de video para recibir atención mundial y llegar a los videojugadores de la nueva generación y también, a los medios de comunicación masiva. La primera entrega de esta franquicia en el N64 no sólo se hizo el más popular de la se­rie, sino que rescató esta consola del olvido y se hizo acreedor de una secuela en el año 2000: The Legend of Zelda: Majora’s Mask, un título que aunque no fue tan popular, era muy superior a su predecesor en cuanto a presentación y valores de producción, además de que era mucho más complejo y oscura en cuanto su historia y modo de juego.

Los primeros capítulos de Zelda en tercera dimensión pusieron a Ninten­do nuevamente en el mapa, ya que para esta época la compañía estaba recibiendo duras críticas por sus po­líticas de producción, había perdido a gran parte de sus colaboradores y para la opinión pública, su consola había caído ante el exitoso PlayStation de Sony. Afortunada­mente, la fuerza de estos juegos le permitió crear expectativa para su siguiente entrega, la cuál aparecería en el GameCube a finales del 2003.

Desafortunadamente para algunos, la recepción que tuvo The Legend of Zelda: Wind Waker fue mala, así de simple, y aunque esta aventura presentaba un increíble trabajo de programación en gráficos de cel­shading, contaba una historia muy importante para el desarrollo de la franquicia, mejoraba el modo de juego que se vio en su predecesor y además, ofrecía uno de los soundtracks más completos que se han hecho para cualquier título de esta marca, la ejecución y su dirección de arte decepcionaron a más de uno. Superar un fenómeno mundial como lo fue el primer Zelda para el N64 no era tarea fácil, y Nintendo se vio presionado para finalizar un juego que rompía completamente con la imagen que ellos mismos había creado de esta serie, dejando muchos elementos fuera y haciendo un experiencia relativamente corta en contenido y muy tediosa en su ejecución.

El duro golpe que tuvo la franquicia durante esta entrega fue superándose cuando la comunidad de fanáticos de Zelda, vía Internet, comenzaron a valorar más la historia y hechos del juego, promoviendo el título por esos valores y retando a la prensa Occidental sobre sus impresiones y veredictos. Esta situación se man­tuvo durante un año, hasta que en el 2004, durante la conferencia de Nintendo previa al E3 de ese año, la compañía presentó sin ningún anuncio previo lo que sería el primer video promocional de una nueva en­trega de la serie, cuya imagen partía de la que el mundo amó en Ocarina of Time, pero que para esta ocasión prometía ser mucho más detallada y oscura.

Regreso al Principio

El mero anuncio de The Legend of Zelda: Twilight Princess durante el 2004, aún cuando ni siquiera tenía un nombre definido, opacó la presenta­ción del Xbox 360 y la noticia de que Sony fuera a lanzar un tercer PlayStation. El juego, anunciado originalmente para el GameCube, ya se manejaba como una entrega que daría inicio a una nueva etapa en la historia de la fran­quicia, pero gracias a los retrasos en su producción y la salida inminente de la nueva consola de Nintendo, los desarrolladores optaron porque el juego cambiara de casa y fuera pre­parado como título de lanzamiento para el sistema que ahora se conoce como Wii.

La gran expectativa de este nuevo título -el cuál vendió más de medio millón de copias durante sus prime­ras dos semanas de lanzamiento tan sólo en los Estados Unidos- logró reubicar a la serie en el lugar que se hizo desde su primera entrega, y gracias a la innovadora interacción que permite el Wii, le dio todo un nuevo concepto al género de aven­tura. Finalmente, y aunque la historia y su desarrollo son muy similares en todas las entregas de la serie, la familiaridad de sus personajes y el modo de juego, así como la fácil relación que puede tener quien lo juega con el mundo fantástico en donde se desarrolla esta leyenda han permitido que La Leyenda de Zelda pueda mantenerse como la fran­quicia más importante e influyente dentro de la industria de los juegos de video. Cada entrega es un reto que busca superarse y sorprender al jugador para hacerlo compañero y cómplice del héroe, generando una amistad que ha durado mas de 20 años y que al parecer, seguirá en pie por muchos más.

6 comentarios

  1. Es la primera vez que voy a jugar un “Leyend of Zelda”, y comenzare con el Ocarina, como me lo han recomendado, espero que la industria Japonesa-post apocaliptica, siga creando y modificando el modo en que vemos todos el mundo, a veces pienso que si los gringos, no hubieran bombardeado Hiroshima y Nagazaky, no tendrían todo por lo que ahora todo el mundo esta orgulloso, es la mejor venganza hacia un país como el gabacho¡

    Viva JAPON¡… y su gente claro

    • Hola S1… haces buena elección de juego, yo también empece con el Ocarina, espero que me puedas dar tu opinión ya que lo hayas terminado🙂

      Sobre lo de los gringos, pues también hay compañías americanas con buenos juegos, pero en fin… los japoneses fueron los que levantaron esto, en especial el Maestro, el todo poderoso Miyamoto jaja

  2. jaja cuando yo tenia como 6 años mi madre me compro zelda…. y desde ese entonses e amado tanto a zelda jajajja en mi opinion es uno de los mejores juegos que crearon y que van a crear …

  3. Pues noj se por qué recibieron mal a Wind Waker -fanfanfanfanvivawindwakerrrxD- es como lo que hicieron a final fantasy 8. Ese juego es el mejor de los final fantasies, creo yo…

    Yo oí que fue porque decían que parecía para niños chicos. Venga ya! el trabajo que me costó pasármelo la primera vez D:< un juego super completo y super chulo, no veo de qué hay que quejarse!

    • estoy mucho mas que de acuerdo contigo yenke, ademas la historia es buenísima!!! ya lo he jugado todas las veces posibles y no me canso, lo vuelvo a jugar una y otra vez. yo creo que para verdaderos fans de la saga, tambien wind waker debe ser considerado un gran juego😀

  4. el ocarina of time fue el primer juego que jugue y de verdad me encanto
    tenia 5 años y tarde mucho en terminarlo
    porque no sabia ingles (y de hecho me ayudo a aprender)
    pero de verdad me encanto
    es uno de los mejores juegos de zelda

    en verdad el que no haya jugado ocarina of time
    no conoce nada :O

    y bueno ya posteriormente jugue los otros
    ahora solo me falta
    majoras mask y el primer zelda
    D:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: