Todo por hambre

A pesar del horror con que se es visto hoy en día el canibalismo, se han registrado situaciones en las que de manera sorprendente se ha justificado su práctica, como aquellas en las que se les considera la única alternativa para evitar morir de hambre.

El sitio de Leningrado (1941)

leningrado.jpg

Después de 900 días de asedio de los nazis, murieron alrededor de 1.5 millones de soviéticos, muchos de ellos de hambre. Para evitar la muerte algunos de los pobladores recurrieron a la antropofagia y al mercado negro. En algunos relatos se especula que soldados embaucaban a otros con el pretexto de proporcionarles comida para asesinarlos y luego comerlos.

Montañas de la Sierra Nevada (1846)

Un grupo de 89 hombres, mujeres y niños encabezados por George Donner se dispusieron a cruzar las montañas de la Sierra Nevada con dirección a California. El mal tiempo sorprendió a los expedicionarios y se vieron en la necesidad de tomar una ruta alterna y mucho mas larga. Los víveres fueron escaseando y pronto los viajeros más débiles empezaron a morir. Cuando el grupo había reducido su numero ha 50, los que quedaban tuvieron que alimentarse con la carne de los muertos para poder sobrevivir y llegar a su destino.

Los Andes (1972)

andes.jpg

El avión en que viajaba un grupo uruguayo de jugadores de rugby cayó en medio de la cordillera de los Andes. Tras semanas de inanición, los sobrevivientes, con nieve y montañas como único escenario, decidieron comerse a sus compañeros que habían fallecido, a fin de aumentar su supervivencia. Cuando fueron rescatados, comentaron que antes de la ‘comida’ pronunciaban una oración solemne en honor del caído.

Chichi Jima (1945)

chichi-jima.jpg

Este hecho se mantuvo oculto algunos años y al hacerse público ocasiono que 30 soldados japoneses fueran enjuiciados en una corte marcial. Ocurrió casi al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando una tropa japonesa capturo a ocho paracaidistas estadounidenses en la isla de Chichi Jima, la cual había sido abandonada. Al escasear los captores comenzaron a ejecutar a los soldados presos y después a comérselos.

Primer Cruzada (siglos XII y XIII)

Tras años de expedición, se relata en las bitácoras de los viajes que los cruzados, hambrientos, se vieron en la necesidad de alimentarse de los cuerpos de sus compañeros y oponentes para evitar morir de hambre y poder dominar el pueblo árabe de Ma’arrat al Numan.

Argentina (1536)

El almirante y conquistador español Pedro de Mendoza emprendió una costosa expedición constituida por mas de diez naves y cientos de hombres y caballos con destino a Sudamérica, una de las últimas regiones de América que no habían sido colonizadas. Cuando llego a orillas del Rió de la Plata, bautizo a la ciudad que ahí se encontraba como Buenos Aires, en honor a la virgen del Buen Aire, protectora de los navegantes. Tras fundar la ciudad se suscito una tremenda hambruna que obligo a los nuevos pobladores a recurrir a la antropofagia después de comerse a los caballos y demás animales que llevaban. Pedro de Mendoza enfermo y regreso a España, pero murió mediante la navegación y su cadáver fue arrojado al océano Atlántico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: