Gracias, soy fumador pasivo

Puto el que fume

El fumador pasivo es aquella persona que no fuma, pero que está obligada a respirar un aire cargado de humo de tabaco, en espacios cerrados (oficinas, lugares públicos o en casa). El denominado “humo de segunda mano” incluye dos tipos de humo: el que exhala el fumador y el que general el cigarrillo cuando se quema. Esta mezcla contiene más de 4.500 sustancias de las cuales más de 40 son reconocidas causantes del cáncer en los seres humanos o animales y muchos son fuertes irritantes. El humo de segunda mano se denomina también humo ambiental de tabaco, y la exposición a él se conoce como fumar involuntario o fumar de forma pasiva.

Se estima que una persona que respira el humo presente en un ambiente con fumadores recibe el daño equivalente a fumar un cigarrillo por hora. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) clasificó el humo de segunda mano como reconocido causante del cáncer al pulmón en los seres humanos (carcinógeno del Grupo A). Esa agencia calcula que en Estados Unidos, el fumar de forma pasiva provoca anualmente aproximadamente tres mil muertes de cáncer en personas que no fuman.

La exposición al humo de segunda mano irrita la nariz, los ojos y la garganta. También puede irritar los pulmones, resultando en tos, exceso de flema, molestias de pecho y función pulmonar reducida. El humo de segunda mano puede afectar el sistema cardiovascular. Una persona que este casada con un fumador tiene un 30 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, que una persona que viva con un no fumador.

Niños en peligro

El humo de segunda mano es un riesgo serio para la salud infantil. La exposición al humo de segunda mano afecta seriamente los pulmones de los niños pequeños que están en proceso de desarrollo. Entre los más seriamente afectados por esta exposición están los bebés y los hijos pequeños de padres fumadores, para quienes aumenta el riesgo de infecciones, en el sistema respiratorio inferior, como la pulmonía y la bronquitis, incrementando las hospitalizaciones anuales. También aumenta la posibilidad de que estos niños sufran una disminución de la función pulmonar y síntomas de irritación respiratoria, como la tos, exceso de flema y el respirar asmático. Asimismo, puede provocar una infección del oído medio, el causante más común de la hospitalización quirúrgica infantil.

Los niños asmáticos corren especial riesgo. Se calcula que cientos de miles de ellos sufren un aumento de episodios y severidad sintomática y que muchos estos pacientes empeoran debido al humo de segunda mano. También puede ser ésta la causa de que miles de niños que no sufren de asma, la contraigan todos los años.

Otro riesgo a tener en cuenta es la intoxicación pasiva del feto, cuando la embarazada no es fumadora pero convive con fumadores. Este problema es tan importante que en algunos países esta prohibido fumar en lugares donde hay una embarazada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: